Por: Janet Queffelec

El 6 de diciembre de 1998Hugo Rafael Chávez Frías ganó la elección presidencial con 3.673.685 votos, lo que representaba un 56,20%, porcentaje que lo distanciaba de su oponente más cercano, Henrique Salas Römer, que obtuvo el 39,97% y de sus otros contrincantes Irene Sáez Conde (2,82%) y Luis Alfaro Ucero (0,42%).

Esta contienda electoral marcó el fin de una etapa de 40 años (1958-1998) marcada por el bipartidismo, la exclusión social, pobreza y corrupción. Este período se rigió bajo el Pacto de Punto Fijo firmado en octubre de 1958 entre los partidos políticos venezolanos Acción Democrática (AD), Copei y Unión Republicana Democrática (URD), y que dejó de lado a los movimientos de izquierda de la época.

Chávez gana los comicios de 1998 con un sistema electoral que era objeto de profundas críticas por ser vulnerable a las componendas entre AD y Copei, que se habían alternado en el poder desde 1958.

Esto fue posible porque su imagen y su mensaje quedaron grabados en los venezolanos, tras la rebelión militar del 4 de febrero de 1992 con la que se buscaba un cambio político, económico y social en el país, ante las medidas neoliberales que había implementado desde 1989 el para entonces presidente de la República, Carlos Andrés Pérez, durante su segundo mandato, y que respondían a los lineamientos dictados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que señalaban la privatización de las industrias básicas y de la compañía de telecomunicaciones Cantv.

Tras su detención y encarcelamiento en la cárcel de Yare, en el estado Miranda, Chávez fue indultado por el expresidente Rafael Caldera el 26 de marzo de 1994. A partir de ese momento inicia un recorrido por todo el país, con el propósito de organizar un movimiento bolivariano y captar el apoyo de partidos políticos de izquierda.

Es por ello que el 19 de Abril de 1997 funda el Movimiento Quinta República (MVR), con miras a participar en las elecciones presidenciales del próximo año.

Con la participación de Patria para Todos (PPT), La Causa Radical (LCR) y otras organizaciones y partidos como el Movimiento al Socialismo (MAS), Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), se conforma el Polo Patriótico (PP) y el 24 de julio de 1998 inscribe su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Tras este acto, se dirigió a la multitud que lo esperaba en Plaza Caracas.

“Los tiempos que vienen no serán fáciles. Llegar a la Presidencia, obtener un triunfo resonante, no será lo más difícil. Eso anda en la calle, retumba por todas partes. Lo más difícil comenzará a partir del momento en que un nuevo gobierno, un nuevo cuadro de fuerzas políticas y sociales asuman las riendas de la reconstrucción del país”, vaticinó en aquella oportunidad.

Chávez apostó por la unidad

“Chávez en su campaña propone el rompimiento del bipartidismo y con la hegemonía del poder que tuvieron por muchos años AD y Copei y se perfila como una alternativa”, señaló José Bracho, actualmente secretario general del PPT en Caracas y miembro de la dirección nacional de esta organización política.

Para este dirigente, lo más resaltante de Chávez es que se empeñó en alcanzar la unidad de diversos sectores de la sociedad, incluyendo a factores intelectuales y empresariales.

No duda en aseverar que el PP se convirtió en una fuerza unitaria en 1998. “Fue una candidatura que logró la inclusión de todos los factores sociales, de la clase media, inclusive, de sectores empresariales”, dijo.

“Chávez tiene su génesis allí, en esa pluralidad, en esa sumatoria de factores sociales” y aquellas organizaciones que buscaban visibilizarse como fuerzas revolucionarias “allí (en el Polo Patriótico) nos encontramos con Chávez; Chávez fue el factor de unidad y sigue siendo el factor de unidad porque su legado está allí”, enfatizó.

Entre 1994 y 1998 recorrió el país, buscando alianzas y trabajando por la unidad de las fuerzas revolucionarias que finalmente confluyeron en el Polo Patriótico, lo que le permitió ganar la Presidencia de la República, acotó.

Bracho indicó que el triunfo de Chávez ese 6 de diciembre de hace 20 años, fue una sorpresa electoral porque en las encuestas apenas se reflejaba un 6% de apoyo, y según los analistas, este porcentaje sería difícil de remontar, lo que no ocurrió.

Comentó que el líder de la Revolución Bolivariana se inspiró en Alfredo Maneiro (fundador de la LCR), por cuanto sostenía que había que llegar al poder, por la vía electoral, para hacer los cambios que requería el país.

En 1998, Bracho pertenecía al equipo político del PPT en la parroquia San Juan de Caracas y pertenecía al comité de técnicos del partido.

Transformó el discurso en acción

Para Gilberto Giménez, actual presidente nacional del partido revolucionario Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), Hugo Chávez “rompió los paradigmas y los esquemas de hacer política”, logrando conectarse “con el sentir del pueblo”.

Sostiene que hace 20 años, transformó el discurso en acción “y es lo que garantizó esa victoria histórica en las elecciones del 98”.

Para ese momento, la población estaba desmotivada y no creía en los partidos tradicionales. “En la Venezuela de aquel momento había un bipartidismo, con Acción Democrática y Copei alternándose en el poder; con un discurso desgastado, una democracia que no representaba el sentir del pueblo; era una democracia representativa donde los ciudadanos solo tenían la opción de elegir a un partido político, pero el pueblo no tenía ningún tipo de participación”.

Recuerda que durante la campaña, Chávez ofreció como oferta electoral cambiar la Constitución de 1961, mediante la convocatoria del poder originario del pueblo y la instalación de una Asamblea Constituyente, con la finalidad “de voltear la mirada hacia el pueblo olvidado históricamente y visibilizar a las minorías”.

En la Venezuela de finales de la década de 1990 “había una gran desesperanza y una crisis social, y una distorsión en la distribución de la riqueza petrolera” que afectaba a amplios sectores de la población que estaban sumergidos en la miseria, señaló.

“El erario público fue saqueado durante 40 años en una supuesta democracia que fue representativa de los intereses de los sectores pudientes y económicos del país”, subrayó.

En este escenario, Chávez irrumpe como figura política, luego de la rebelión militar del 4 de febrero de 1992, “contra un sistema que venía levantando las banderas del neoliberalismo” y en medio del desgaste del sistema electoral, apuntó.

“Chávez en sus discursos elevó la autoestima del venezolano y destacó el espíritu independentista y libertario. En el proceso electoral de 1998 ocurrió un quiebre histórico”, al poner en el centro de la política y de la vida del país al pueblo venezolano, remarcó.

En 1998, Giménez no militaba en ningún partido porque, como la mayoría de la población, estaba desencantado de la política que rigió en Venezuela desde finales de la década de 1950. Se califica como un revolucionario “de toda la vida”. No obstante, fue dirigente sindical y luchaba por mejoras de los trabajadores.

Fuente: AVN Especiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *