Noticias4F.- Luego de ser derrotado en las primarias argentinas por la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández, el presidente Mauricio Macri responsabilizó al kirchnerismo de las reacciones del mercado financiero que produjeron el alza del dólar, sin embargo, especialistas señalan que la corrida cambiaria fue propiciada por el gobierno con fines políticos.

La inacción del Banco Central de la República Argentina fue evidente al intervenir al final de la jornada para contener el tipo de cambio, que escaló de 47 a 57 pesos, con dos subastas de $50 y $100 millones, respectivamente.

“Tras su contundente derrota el macrismo optó por hacer terrorismo económico contra la población. La corrida de hoy fue una decisión política. Seguirán el sino radical de irse maximizado el daño”, dijo el economista político Claudio Scaletta en Twitter, informa Telesur.

En lo mismo coincide el subdirector del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), Guillermo Oglietti, entrevistado en la televisora multiestatal, quien señaló el escenario “planificado y provocado” donde el Banco Central ofertó divisas en 55 pesos, poco por debajo del cambio mayorista.

El economista afirmó que “la disparada del dólar ya estaba planteada y solo contenida por la venta de reservas”.

Pero el aspirante a la reelección, en rueda de prensa desde la Casa Rosada, culpó a sus rivales electorales del Frente de Todos. “Si se confirma que el kirchnerismo gana la elección, el problema va a estar. Esto es sólo una muestra de lo que puede pasar”, expresó Macri.

“No podemos volver al pasado porque el mundo ve esto como el fin de la Argentina”, dijo.

Anunció que su gabinete económico aplicará medidas con el objetivo de “que este proceso electoral no castigue aún más a los argentinos” (…) “Ante el resultado adverso al gobierno, hemos tenido un día muy malo (…) Hoy estamos más pobres que antes de las PASO (primarias)”, señaló.

Resaltó que aspira revertir la cifra de su derrota para ir a una segunda vuelta (balotaje) y prometió hacerse cargo de las “reacciones adversas que estamos viviendo por esta elección”.

Sin embargo, las cifras del gobierno de Macri (22% de inflación en el primer trimestre y una pobreza de 32%) expresan un daño estructural más allá de la coyuntura electoral.

“Es mi deber y mi misión trabajar codo a codo en este momento complejo que es la incertidumbre electoral en una economía que venía dañada”, señaló, “Ojalá en octubre la mayoría decida que vamos bien por este camino”, dijo.

El 47,65% de los electores votó en contra de Macri, quien obtuvo 32,08% en las primarias y le toca ir a una elecciones generales, que incluyen diputados y senadores, sin un consenso político necesario para remontar los 15 puntos porcentuales necesarios para superar a la fórmula Fernández, por lo que procurará lograr una diferencia mínima para ganar tiempo e ir al balotaje en noviembre.

“Sabemos que es difícil, pero vamos a estar comprometidos con todo el coraje para revertir este resultado”, manifestó su compañero de fórmula, el senador Miguel Ángel Pichetto, quien también resultó derrotado en las primarias que contaron con 75% de participación de los 34 millones de electores.

Señala el Centro de Economía Política Argentina que los desembolsos de la ayuda por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) fueron pautados en función del cronograma electoral, de modo que serán estos sus sostenes financieros hasta octubre.

En 2018 el gobierno de Macri acordó con el FMI una ayuda de $56 millones que compromete a la economía de los argentinos.FIN/AVN/INZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *