Juan Guaidó: De presidente de la AN en desacato a promotor de la intervención extranjera

El pasado 5 de enero el diputado Juan Guaidó, militante de Voluntad Popular fue electo como el nuevo presidente de la Asamblea Nacional (AN) que se encuentra en desacato del ordenamiento jurídico desde el año 2016.

La nueva cara visible de la oposición -quien asumió el cargo tras la ausencia de las altas figuras de su partido- no perdió tiempo y, apenas fue nombrado presidente del órgano en desacato, lanzó amenazas al Gobierno Venezolano sentenciando desde un cabildo abierto celebrado en el estado Vargas el pasado 13 de enero que “el juego cambió, el pueblo va a seguir en la calle”.

Más tarde, tras el llamado injerencista emitido por el vicepresidente de Estados Unidos (EEUU), Mike Pence, en el que pidió a la oposición venezolana marchar para “empezar los pasos de un Gobierno de transición”, el 23 de enero Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” del país sobre una tarima en la plaza Juan Pablo II del municipio Chacao.

Insistiendo en la rebelión como respaldo a su autoproclamación, llamó a los simpatizantes de la derecha a no “enfriar las calles” e instó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) a desconocer el mandato del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, y a vulnerar el principio de obediencia, disciplina y subordinación.

“Ayuda humanitaria” como herramienta de intervención

El autoproclamado anunció el ingreso al país de una supuesta “ayuda humanitaria” con la que buscaba propiciar una intervención militar extranjera en Venezuela, e hizo creer a sus seguidores que ese día el Gobierno Nacional también llegaría a su fin.

Tras el fracaso de su plan, el 23 de febrero, a través de su Twitter expresó: “Los acontecimientos de hoy me obligan a tomar una decisión: plantear a la Comunidad Internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta Patria que lucha y seguirá luchando”, en una clara invitación a fuerzas extranjeras a participar en acciones contra el país.

Ataques al SEN

En el marco de los ataques al Servicio Eléctrico Nacional (SEN), que se incrementaron el pasado 7 de marzo, Guaidó escribió en Twitter que “el desespero puede conducir a nuestro Pueblo a un estado límite por conseguir sustento para los suyos”, mensaje que desató una serie de saqueos a comercios y justificó añadiendo que “esos reportes de saqueos que llegan de varias ciudades son consecuencia de que el régimen usurpador siga impidiendo solución a esta crisis”.

Durante una intervención en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo el 26 de marzo, amenazó: “No habrá solución al problema de servicio eléctrico, no habrá agua para las casas, mucho menos gas doméstico y lo repito, el cese de la oscuridad vendrá definitivamente con el cese de la usurpación”, al tiempo que precisó que “vamos a generar la presión interna necesaria para ir sumando en este proceso de cese definitivo de la usurpación”.

Tras el primer atentado al SEN los llamados a la calle comenzaron a ser más constantes, insistiendo en su petición de la salida del gobierno presidido por Nicolás Maduro.

“Llegó el momento de prepararnos como nunca antes para la organización y movilización de todo el país. Todo el tiempo en todas las calles, con la convocatoria de una huelga nacional, el reingreso de la ayuda humanitaria y el rescate del palacio presidencial”, profirió el 16 de marzo, y añadió que la militancia de derecha debe “pasar a una protesta organizada” con la participación de las fuerzas públicas y “las FANB en desobediencia total”.

Ese mismo día, el autoproclamado anunció el inicio de “la articulación ciudadana” para lo que denominaron la “Operación Libertad”, misma que de acuerdo a declaraciones del Fiscal General de la República, Tarek William Saab, es el preludio de una guerra civil.

“El 6 de abril serán las primeras acciones tácticas de la Operación Libertad en todo el país. Ese día debemos estar listos, preparados y organizados, con los Comités de Ayuda y Libertad ya conformados. ¡El rescate de Venezuela está en nuestras manos!”, refirió el diputado en desacato.

En otro mensaje añadió que “mientras sigamos unidos y movilizados, con todas las opciones sobre la mesa, conversando con nuestros aliados, no hay forma de perder”, haciéndose eco de las amenazas emitidas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien expresó el pasado 23 de enero que todas las opciones en cuanto a Venezuela “están sobre la mesa”, con lo que no descartó una intervención militar en el país.

Reiteró que seguirán coordinando con la comunidad internacional “todas las acciones de cooperación, como el Artículo 187 en el numeral 11 de nuestra Constitución Nacional y la responsabilidad de proteger. Y tengamos claro: todas las opciones para salir de esta tragedia pasan porque sigamos en las calles”.

El mencionado artículo expresa que corresponde a la Asamblea Nacional “autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”, sin embargo, el pasado 21 de enero la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ratificó la nulidad jurídica del Parlamento y resaltó que la AN incurre en la usurpación de atribuciones del Poder Ejecutivo modificando la forma de Estado y Gobierno.

Este fin de semana Guaidó dio inicio a la mencionada operación con la que la dirigencia opositora esperaba preparar a sus partidarios para una movilización hacia el Palacio de Miraflores. “Vamos a organizarnos muy bien en la Operación Libertad por el cese definitivo de la usurpación”, expresó durante una concentración en Valencia.

Según el periodista argentino radicado en Caracas, Marco Teruggi, “las respuestas a la “operación libertad” llegaron a través de lo que no sucedió. La derecha realizó mini protestas en varios puntos del país y una movilización de varios cientos de personas centralizada en el este de Caracas”.

Guaidó en una nueva declaración este lunes indicó: “Debemos iniciar la protesta estratégica y organizada en cada uno de los sectores de trabajo. La unión, organización y movilización de todos nosotros es un eje fundamental de este proceso”.

El pasado 1 de abril, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pidió a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) allanar la inmunidad parlamentaria a Guaidó, por quebrantar la medida de prohibición de salida del país que pesaban su contra desde el pasado 29 enero, un día después el órgano plenipotenciario cumplió la petición, y aprobó la continuación del enjuiciamiento al diputado en desacato.

Fuente: AVN / Por: Yonaski Moreno

Virus de autoproclamados

“Te veo este fin”,  “ven, porfa”, “feliz cumple”. El léxico digitalizado sintetiza el lenguaje, lo licúa, no lo vuelve diminutivo,  lo disminuye, lo desintegra,  podría reducirlo a un parloteo de onomatopeyas.  Por ello, en el “este del este” llaman al autoproclamado  el “autoprocla” y los más confianzudos, simplemente el “auto”.

En esta crónica desesperanzada vamos a optar por la primera versión, pues la segunda -auto- resulta demasiado polisémica, esa forma gnoseológica y echona de llamar a las palabras sebosas, ofrecidas, que se acuestan con cualquiera (autopsia,  autonomía, autoperiquitos).  En cambio, un “autoprocla” no es más que eso y quizás menos.

La autoproclamación se ha viralizado en el planeta. Lo que empezó como  broma, en algunas partes se convirtió en movimiento social.  De burla inicial a un venezolano que se autoproclamó en una calle, ahora es un arma contra los gobiernos que lo han reconocido, aunque a la vez lo desconozcan. La vaina es complicada y nada fácil de explicar: te reconocen, pero te desconocen. ¿Cómo es la guarandinga?, diría mi viejo amigo  Aníbal Nazoa.

Una presentadora del canal RT se autoproclamó emperatriz de Rusia y, de solo verla,  provoca autoproclamarse emperador manque sea de Guanipa o Caripito. En Colombia, se autoproclamó presidente Alejandro Muñoz y de inmediato exigió a los gringos que se lleven sus  bases militares. En pocos días   había hecho más por su país que  Duque, obsesionado como está con Venezuela y Maduro.

En Brasil se autoproclamó el actor José de Abreu, de 72 años y centenares de horas en  cine y TV. Confiesa que todo empezó como una sátira al autointerino venezolano, pero esta derivó en un movimiento de masas que lo persigue en las calles, lo acecha en su casa y lo espera  en los aeropuertos. El asediado Abreu está obstinado de los paparazzi y por si fuera poco, el capitán  Bolsonaro amenazó con mandarlo a la cárcel si lo sigue “usurpando”.

La diferencia con el venezolano es que aquellos se autoproclamaron ellos mismos. En cambio, al de aquí le  ordenaron autoproclamarse Trump, Pompeo, Bolton, Pence, Abrams y hasta un tal Rubio. O sea, no es un “autoprocla” autónomo, sino por encargo. Otra diferencia, esta mayor, es que ni la rusa, ni el colombiano, ni el carioca viven pidiendo que invadan  sus países.

Earle Herrera
Periodista / Profesor UCV

Fuente: Yvke Mundial/UN/Earle Herrera

ESTATUTO DE “TRANSICIÓN” PARA LA INTERVENCIÓN

El 4 de febrero, a doce días de la autojuramentación de Juan Guaidó, la Asamblea Nacional sesionó de manera ordinaria para discutir y aprobar un instrumento que denomina “Estatuto que Rige la Transición a la Democracia para Restablecer la Vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Se trata de un documento de dieciocho páginas, con treinta y nueve artículos, precedido de una Exposición de Motivos con cinco considerandos que ha sido catalogado por la opinión pública como un nuevo “Decreto Carmona”.

EL CONTENIDO

En su artículo 2, “la transición” es definida como “el itinerario de democratización y reinstitucionalización”. Determina que se ha iniciado un proceso de tres fases que serán necesarias antes de llamar a supuestas elecciones libres. El lenguaje empleado no se corresponde con el de la Constitución de 1999, utilizando las categorías de la Constitución de 1961 y borrando el carácter bolivariano de la Fuerza Armada y la participación protagónica de la democracia que entienden como un espacio de partidos políticos.

En ese marco, el “estatuto” busca revertir decisiones que fueron tomadas de manera soberana durante los últimos años, haciendo particular énfasis en “reinsertar plenamente al Estado venezolano” en el régimen de la OEA y sus organismos de Derechos Humanos.

Seguidamente caracterizan la situación actual de Venezuela. En lo social como una “emergencia humanitaria compleja” y en lo político como una situación de facto derivada de una “usurpación del Poder Ejecutivo Nacional”, sobre la cual estiman pueden determinar la nulidad de los actos de todos los Poderes Públicos, incluidos el Electoral, el Ciudadano y el Judicial.

Siendo esta su valoración de la situación del país, señalan en el artículo 11 que todos los ciudadanos deben seguir el régimen que ellos están determinando y que todos los funcionarios serán responsables de “contribuir con la usurpación” en caso de que reconozcan el resto del Poder Público y ejecuten sus dictámenes. Sobre este tema, tratado en su proyecto de amnistía, ya nos hemos referido al detalle.

El Estatuto llega a su Capítulo III en el cual le otorga a la Asamblea Nacional todas las competencias del Poder Público Nacional. Sin señalar términos para el ejercicio de las mismas y rompiendo el esquema de la separación de poderes previsto desde la Carta Magna primigenia de 1811.

Así, diseñan un Poder Legislativo que acumula las competencias del Presidente de la República y del Poder Legislativo, que representa internacionalmente a la República y que tiene todas las competencias sobre el patrimonio de la República sin que exista un órgano contralor que reconozcan fuera de este recinto.

Esto implica la anulación completa del Poder Ciudadano y del Poder Judicial, que en principio no forman parte de ese supuesto que genera el dictado de una “transición” y que incluso ya había sido reemplazado por la Asamblea Nacional en 2017.

Según el Estatuto, las decisiones con respecto al petróleo venezolano tienen su centro en Washington, a la vez que la exigencia permanente al auxilio internacional -a la luz de las últimas declaraciones de Guaidó- parece avistar que la intervención extranjera es una situación deseada por quienes suscriben este documento. Los plazos para que dure esta situación son completamente aleatorios.

NO ES UNA LEY

Cuando nos referimos a los documentos de la Asamblea Nacional, no hablamos de una ley de la República. Por una causa sencilla: para que un instrumento en Venezuela se convierta en ley, se requiere haber seguido el procedimiento legislativo previsto en el artículo 202 de la Constitución. Es decir, que haya sido sometido a dos discusiones antes de ser sancionado para luego ser promulgado y publicado por el Poder Ejecutivo.

Adicionalmente, hasta que cese el desconocimiento de la Asamblea Nacional hacia el Tribunal Supremo de Justicia, todas sus decisiones, actos de control político o leyes sancionadas, son nulas. 

¿QUÉ ES?

Según lo señalado en el Estatuto, se trata de un “acto en ejecución directa e inmediata del artículo 333”. Esta norma no dispone ningún mecanismo para dictar un régimen jurídico sino el hecho que el desconocimiento de la Constitución no le hace perder vigencia y un llamamiento a todas las autoridades para que eviten, detengan o enmienden una violación constitucional.

Por tales motivos, es difícil categorizar jurídicamente la naturaleza de un instrumento que no está previsto en nuestra Constitución y que constituye la separación de un sector de la Asamblea Nacional a la lógica del Estado venezolano, el cual determina que los cinco poderes son iguales, que los conflictos políticos se resuelven en el marco de la Constitución y que Venezuela se constituye en una República independiente. 

ES UNA VIOLACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

¿Puede una Asamblea Nacional desconocer la Constitución que determina su existencia y funcionamiento? Sin duda alguna no porque la Constitución es la norma suprema y constitutiva de todo el Poder Público Nacional. 

Una Constitución puede ser interpretada y esto es lo que hace la Sala Constitucional y sus dictámenes deben ser aplicados por todos los poderes y, finalmente, cumplida por todos los ciudadanos. Pero ninguno de los poderes puede borrar el contenido de la Constitución, reformular las funciones de las ramas del Poder o cambiar el carácter de la democracia o los derechos vigentes.

Este documento se produce tomando poderes que tan sólo le corresponden a la Asamblea Nacional Constituyente y que son sólo las decisiones de esta instancia, las que deben ser acatadas por todo el Poder Público Nacional sin derecho a oposición, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 349. Se confirma, así, que al menos desde el año 2016 la oposición se resiste a entrar al juego político en los términos de nuestra legislación.

ES UNA FALACIA

Según su Exposición de Motivos “durante veinte años de Revolución Bolivariana se ha impuesto un sistema político alejado de los principios constitucionales”. Algo totalmente falso: primero llegó la Constitución y luego, por solicitud del presidente Chávez, se fue a una Asamblea Nacional Constituyente que dictó la vigente Constitución. Posteriormente, señalan que sus actos se enmarcan en una “coyuntura liberadora” en tanto el presidente Nicolás Maduro Moros “no fue electo, no se juramentó y se aferró al Poder Ejecutivo de manera fáctica para profundizar la usurpación”.

De igual forma, según este texto, en Venezuela no ha habido elecciones o al menos estas se encuentran viciadas de nulidad por haber sido convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente. Otra falsedad: de conformidad con el artículo 349, lo que ordena la ANC debe ser cumplido por todos los poderes.

Además, las cosas no ocurrieron así. Veamos rápidamente cuál fue el camino que nos trajo al 10 de enero.

En primer lugar, fue dictado el “Decreto Constituyente sobre la convocatoria de las Elecciones para la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela”, publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria N°6361 del 23 de enero de 2018, en el que la Asamblea Nacional Constituyente ejerciendo su poder supremo y preservando los intereses de la República, convocó “para el primer cuatrimestre del año 2018, el proceso electoral para la escogencia de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela”.

Orden que fue seguidamente modificada el 1° de marzo de 2018, mediante el “Decreto Constituyente sobre convocatoria a Elecciones en la República Bolivariana de Venezuela”, publicado en la Gaceta Oficial Ordinaria N°41351 de la misma fecha, mediante el cual modifica la fecha para la celebración de los comicios posponiéndola para el mes de mayo de aquel año. Obedeciendo seguidamente el Consejo Nacional Electoral y procediendo a convocarlas, como ha ocurrido en todas las elecciones desde agosto de 2017.

Adicionalmente, puede verificarse en la página web oficial del Consejo Nacional Electoral, que en la República Bolivariana de Venezuela se celebraron elecciones presidenciales el día 20 de mayo de 2018 con el fin de que el pueblo decidiera, mediante el sufragio y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 228 de la Constitución Nacional, quién asumiría la Presidencia de la República para el período constitucional 2019-2025.

Para estos comicios, se encontraban legalmente habilitados para votar 20 millones 526 mil 978 de venezolanos y venezolanas, efectivamente lo hicieron 9 millones 209 mil 777 personas, y, resultó ganador el candidato Nicolás Maduro Moros con un total de 6 millones 248 mil 864 de votos validos. Los cuales, a los efectos de este “Estatuto” no existen o su voto debe ser descartado frente a una abstención que entienden estuvo conformada por personas que decidieron no votar para que no fuese presidente Nicolás Maduro Moros.

Esta afirmación descabellada omite que en Venezuela sólo se ganan las elecciones con los votos y que ningún analista político puede sostener que la abstención en su totalidad significa que quienes no participaron favorecían a alguna opción. Pues existen personas que nunca acuden al sufragio, otras que no estaban en el país y otras que simplemente no querían hacerlo. 

Finalmente, el Estatuto y otros instrumentos fueron adoptados en sesiones donde existen serios cuestionamientos sobre si ha existido el quórum reglamentario y que, por no cumplir el artículo 202, no son leyes de la República.

Se trata, por ello, de algo mucho más peligroso que el Decreto Carmona que intentaba darle orden a una situación de facto, pues son espejos para que sean leídos en el exterior como marco que demanda y justifica una intervención.

Fuente: Ana Cristina Bracho / Misión Verdad

SEMEJANZAS Y AGRESIONES: LAS EXPERIENCIAS DE SIRIA Y VENEZUELA

Los laboratorios de la guerra en Estados Unidos han tenido éxito en la aplicación de formatos de agresiones pre-diseñados contra países que no se alinean a sus políticas imperiales. Estos obviamente se adaptan a los rasgos culturales, religiosos, sociales, históricos y hasta geográficos.

En el año 2011, Siria empezó a sufrir una brutal agresión por parte de potencias imperiales, la cual hoy continúa, pero de la que ha salido prácticamente victoriosa a un costo muy alto.

En estos momentos en Venezuela se prepara el escenario para una agresión similar a la vivida por Siria, que a pesar de puntuales y marcadas diferencias, en esencia se estructuran de forma similar.

INFILTRACIÓN DE GRUPOS TERRORISTAS Y MERCENARIOS

En Siria la infiltración de grupos terroristas y mercenarios llevó tiempo, pero su actuar fue de golpe y de forma simultánea. Si nos remontamos a abril de 2011, vale la pena recordar a Nidal Jannoud quien se dice que fue la primera víctima del conflicto.

Era agricultor y guardia de un club de oficiales en Banias, en la costa del Mediterráneo. Fue interceptado camino al mercado y masacrado. Su único delito era ser alauita (rama del Islam chiíta practicada por el presidente sirio Bashar Al-Assad).

En Venezuela este tipo de grupos han actuado por años, realizando ataques puntuales a sistemas de distribución eléctrica, depósitos de alimentos y medicinas, quema de propiedad pública y privada. El 10 de enero del año en curso, provocaron un voraz incendio en galpones del IVSS en la carretera Guarenas-Guatiredonde se almacenaban equipos e insumos médicos valorados en millones de dólares.

Los ataques a instalaciones eléctricas son constantes, siendo los más recientes los ocurridos el 4 de febrero pasado en los estados Anzoátegui y Miranda. Los ataques terroristas no solo se han limitado a la propiedad, sino también contra la vida humana. Decenas de líderes campesinos, y figuras políticas y públicas simpatizantes de la Revolución, de niveles medios y altos, han sido asesinados, siendo el caso más emblemático el de Robert Serra.

TRAICIÓN DE POLÍTICOS Y MILITARES

En Siria los servicios de inteligencia extranjeros lograron penetrar los estamentos políticos y militares, eso sí, con un alcance limitado y no estratégico. Crearon el “Consejo Nacional Sirio” cuya sede principal se encontraba en Turquía, además de un apéndice de este, el “Ejército Libre Sirio”, compuesto por militares traidores. Igualmente ofrecían altas sumas de dinero a embajadores sirios en países estratégicos a cambio de traicionar a Al-Assad.

En Venezuela la disidencia de políticos de cierta relevancia se ha dado básicamente por estar ligados a casos de corrupción, víctimas del chantaje de la oposición o por sentirse acorralados. Con respecto al aspecto militar, las traiciones en líneas generales comprenden a militares sin mando de tropa. Una resalta ante todas a pesar de que poco se habla de ella, la del Mayor General Hebert García Plaza.

siria_venezuela_2.jpg

La guerra en Siria contó con la ayuda de Turquía y Jordania, además de Arabia Saudí, Qatar e Israel. (Foto: RTVE)

Este al verse descubierto de su proceder corrupto en la administración pública, pide asilo en Estados Unidos. Fue director de armamento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) durante la compra del grueso del material bélico moderno durante la gestión del Comandante Chávez. Sin duda alguna aportó información vital sobre el tipo y cantidad de armamento adquirido, además de su ubicación y almacenaje.

En días recientes hemos visto al cónsul en Miami y al embajador en Irak cuadrarse con el golpismo. Vale la pena resaltar que Jonathan Velasco, ahora ex embajador en Irak, era acusado por la derecha de entregar pasaportes venezolanos a grupos que ellos consideran (al igual que Estados Unidos e Israel) como terroristas.

INTENSA PROPAGANDA EN MEDIOS INTERNACIONALES

Como sucedió con Bashar Al-Assad en el 2011 y años posteriores, Maduro es víctima de una despiadada campaña mediática internacional que ha intentado demonizarlo, todo esto para justificar ante la opinión pública foránea cualquier acción contra Venezuela fuera del marco de la legalidad.

Medios como la BBC, Deutsche Welle, Reuters y CNN, entre otras, de alcance nacional en países no simpatizantes de la Revolución Bolivariana, sin pudor alguno preparan el escenario mediático como teatro de operaciones paralelo al militar. La orgía de mentiras resulta chocante y vomitiva para cualquier individuo con mínima conciencia de la realidad.

SANCIONES Y BLOQUEO ECONÓMICO

Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han sancionado a decenas de personas y entidades sirias por “proveer equipamiento militar o apoyo a Siria para reprimir las protestas”. Embargo petrolero, prohibición a ciertas inversiones, congelación de los activos del Banco Central de Siria dentro de Estados Unidos y la UE, así como restricciones para el suministro de equipos y tecnología. Incluso contra personas y entidades rusas por el suministro de petróleo a Siria.

Venezuela, durante el gobierno de Hugo Chávez, fue víctima de un embargo a la venta de armas fabricadas por Estados Unidos, extendiéndose a cualquier equipo bélico suministrado por terceros países que contaran con componentes fabricados por estos.

Al principio resultó en un golpe fuerte a la nación, tomando en cuenta que casi la totalidad de nuestros sistemas de armas eran fabricados en Occidente, pero nuestra buena situación económica nos permitió buscar nuevos mercados militares en países soberanos, obteniendo equipos y suministros de alta tecnología.

consejo_de_transicion_siria.jpg

En Siria también se conformó un Consejo Nacional de Transición, o gobierno paralelo, para gestionar el bloqueo económico al país. (Foto: Reuters)

La medida tomada por Estados Unidos en su momento los llevó a perder un mercado modesto pero valioso para su complejo militar-industrial. Al igual que contra Siria, hasta básicamente el año 2018, las sanciones fueron dirigidas contra personalidades políticas, militares y empresarios privados ligados al gobierno.

Este año 2019, Estados Unidos y algunos países europeos se las juegan todas al ir más allá. Con la apropiación de Citgo, el gobierno de Trump nos retiene 7 mil millones de dólares en bienes activos y 11 mil millones de dólares en exportaciones petroleras para este año.

En la actualidad Citgo cuenta con tres refinerías en territorio estadounidense, 48 terminales de almacenamiento y distribución con unas 6 mil estaciones de servicio.

Tiene capacidad para procesar 749 mil barriles de crudo al día, lo que la sitúa como la sexta empresa del sector en Estados Unidos. Las medidas anunciadas por Washington se podrían traducir en un embargo petrolero no abiertamente declarado, pero que se ejecuta rigurosamente contra los activos petroleros del país.

Igualmente, la proveedora de servicios financieros Euroclear mantiene congelados 1 mil 650 millones de dólares destinados a la compra de medicinas y alimentos para la población venezolana, participando la UE en el bloqueo financiero contra el país.

Asimismo, el Banco de Inglaterra se niega a entregar 14 toneladas de oro, valoradas en unos 550 millones de dólares, esgrimiendo excusas increíblemente ridículas. Vale la pena resaltar que el conjunto de sanciones ha sido impulsado y solicitado por traidores de la oposición, estando a la cabeza el diputado Julio Borges.

TRAICIÓN DE PAÍSES VECINOS Y ORGANISMOS REGIONALES AL SERVICIO DEL IMPERIALISMO

Siria es la “piedra angular” de la región del Medio Oriente, por ello su protagonismo de primera línea en la geopolítica de la zona. Tiene fronteras con el Estado terrorista de Israel, Jordania, Irak, Turquía y el Líbano.

Las dictaduras criminales, retrógradas y vasallas de Arabia Saudita, Qatar y Jordania necesitan “comprar” su permanencia en el poder a Estados Unidos e Israel. Arabia Saudita y Qatar son las que aportan la mayor parte de los petrodólares que financian la agresión contra Siria.

En cuanto a los países vecinos de Venezuela, Colombia y Brasil tienen la batuta respecto al deseo de convertirse en puentes territoriales para una eventual agresión contra el país. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, declaró que sus fuerzas militares podrían cumplir el mismo papel en Venezuela del que tuvieron en Haití. Junto a Colombia, se ofrecen como “centros de acopio” para la recepción de la “ayuda humanitaria”.

Pretender introducir a Venezuela la supuesta “ayuda humanitaria” implicaría que nuestras fuerzas militares tendrían que permitir sin chistar la violación del sagrado suelo de la patria. Colombia y Brasil pretenden asumir el papel que Turquía ha tenido al norte de Siria. No hay que olvidar el llamado “Ejercicio Específico Planeamiento Operativo Balboa” del que formó parte Colombia.

Curso de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Españolas en mayo del año 2001. Planteaba la “balcanización” de Venezuela al dividirla. Desde hace muchos años la derecha ha fomentado planes de secesión del Zulia, de lo cual no está exenta la vieja aspiración de la oligarquía colombiana.

Dicho plan consideraba factible que, en una intervención “humanitaria”, Colombia se reservaría la “protección” del Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo, Apure, el resto de estados occidentales y la “protección” conjunta con Washington de la refinaría de Amuay. Por su parte, Estados Unidos se reserva el Oriente, desde Margarita hasta la Guayana, la producción petrolera, el dominio de las bocas del Orinoco y mirada dominante hacia el Atlántico.

siria_reconstruir.jpg

Tras siete años, los sirios desplazados han vuelto al lugar que nacieron como este comerciante de la ciudad de Alepo. (Foto: AFP)

En noviembre del año 2011, la Liga Árabe expulsó a Siria, convirtiéndose en una vergonzosa organización al servicio del imperialismo y sionismo. Venezuela se encuentra asediada por la Organización de Estados Americanos (OEA), convirtiéndose bajo la gestión de Luis Almagro en punta de lanza de la “diplomacia” regional para la destrucción de la Revolución Bolivariana.

El “Grupo (o Cartel) de Lima” es otra instancia regional que reúne a los mandatarios de derecha del continente y que se agruparon con un solo objetivo: colaborar activamente en el derrocamiento de Nicolás Maduro por mandato de Estados Unidos.

Es tiempo de definiciones. Nunca antes la Revolución Bolivariana estuvo tan amenazada. La oposición vasalla sería la nada sin la presión internacional de la que somos víctimas. Sobre nuestra nación se cierne una guerra psicológica con miras a debilitar la lealtad del pueblo revolucionario, pero los días pasan y este se mantiene en resistencia estoica.

Esto conduce a dos alternativas para la oposición; la primera y más conveniente es que retomen los cauces democráticos y se sienten a dialogar, y la segunda, seguir preparando el terreno para una eventual agresión militar extranjera como única alternativa para la toma del poder.

Fuente: Misión Verdad

LA CRUZADA RELIGIOSA DEL COMANDO SUR CONTRA VENEZUELA

Como se sabe, el Pentágono nunca deja de trabajar. Sus labores en América Latina y el Caribe están a cargo del Comando Sur (en inglés, SouthCom), que tiene como objetivo resguardar los intereses militares de los Estados Unidos en la región.

Estos se ven reflejados en el documento que presentó el almirante Craig S. Faller (Posture Statement 2019), comandante del Comando Sur, ante el Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense el 7 de febrero. Allí se encuentra descrito un balance de sus acciones en la región, sus roles y desafíos en este año.

La política del Comando Sur se inserta en el Hemisferio Occidental, como una pata de los planes estratégicos trazados por el Pentágono para los años venideros de la Administración Trump.

En la Estrategia de Seguridad Nacional firmada por Donald Trump, publicada en 2017, documento axial que refleja el presente y prospectiva de los Estados Unidos como potencia militar y económica, dice que “China y Rusia quieren dar forma a un mundo antitético a los valores e intereses de los Estados Unidos”.

Esa afirmación es clave puesto que acepta a las dos potencias euroasiáticas como las principales “amenazas existenciales” de la ya decaída hegemonía estadounidense, y según el documento que presentó el Comando Sur, ambas se encuentran muy presentes en el Hemisferio Occidental, sobre todo en América Latina y el Caribe, donde ve peligrar la influencia de Washington.

AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE BATALLA

Según el Comando Sur, el Hemisferio Occidental vuelve a ser un gran campo de batalla de la coyuntura global entre actores transnacionales y estatales, con una triada emergente (Rusia, China, Irán) que apoya a la “troika de la tiranía”, según John Bolton: Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En vista de las amenazas de esta “troika de la tiranía” a lo que supone la influencia estadounidense, el Comando Sur ha reforzado lazos militares y de “cooperación” con Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú en América Latina; El Salvador, Panamá, Honduras, Guatemala en Centroamérica; Trinidad y Tobago y Jamaica en el Caribe.

Por cierto, son todos países que recientemente votaron a favor de la intervención en la Organización de Estados Americanos (OEA), claramente coordinado por el secretario general Luis Almagro.

Volviendo a la ampliación del campo de batalla en territorio americano, la “troika de la tiranía” debe ser neutralizada para la supuesta prosperidad y desarrollo del resto de países que se ven perjudicados por la influencia euroasiática. La nomenclatura usada por Bolton no aparece en el documento, sin embargo la presencia de ese concepto queda inmanente en todo el texto, pues da por hecho la criminalización de los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, como males a extirpar.

Las implicaciones militares en todos los ámbitos de la política, la economía y los intereses estratégicos de los países en donde está mejor insertado el gobierno de la Casa Blanca son más que evidentes en el discurso que promueve el Comando Sur.

En su informe, apela a la expresión moral del establishment estadounidense (“nosotros somos los buenos, los otros son los malos”), e insiste en llamar a Rusia, China, Irán, Cuba, Nicaragua y Venezuela los “actores malignos”, como si se tratara de una extensión proverbial de la Doctrina Monroe.

De hecho, esta visión filosófica es el centro de toda la política estadounidense con relación al “patio trasero”, como suele llamar Washington a la mayoría del continente. Es una doctrina de subordinación y subsumisión del resto de la nación continental a los intereses de los Estados Unidos.

Mientras su presencia en el cuerno de África, el Máshrek y el Magreb intentaba cambiar el curso del mapa geopolítico mediante del plan “Gran Medio Oriente” del Pentágono, en América Latina y el Caribe se vieron inmersos en una conmoción generalizada cuyo punto de inflexión fue el surgimiento del chavismo como corriente histórica e incluso continental.

La influencia de Venezuela en la región amenazaba el consenso de Washington, y por ello desde el Norte, sobre todo luego de los esfuerzos perdidos en aquellas regiones (se espera un pronto retiro de tropas norteamericanas de Siria), los planes de redibujar el mapa del Hemisferio Occidental han tomado una aceleración a escala regional.

El balance del Comando Sur muestra un panorama de las influencias de China y Rusia sobre el continente, donde las inversiones y acuerdos euroasiáticos han tomado una delantera importante y han formado, sobre todo en Venezuela, un cuadro de relaciones internacionales más ampliado a la tónica implantada por los Estados Unidos.

Sin embargo, en pocos años los poderes estatales en Argentina, Brasil y Ecuador cambiaron el rumbo del integracionismo latinocaribeño a la integración panamericana neocolonial. La balanza se empezó a inclinar regionalmente a la dominación estadounidense en detrimento de Celac, ALBA y Petrocaribe.

La presencia del Comando Sur, como lo deja notar en su Posture Statement 2019, es tan íntima a las relaciones políticas de la Casa Blanca que ya no se diferencia la diplomacia del manual estratégico militar. Un elemento que traza todo el documento presentado al Senado, y que ha resultado favorable a los planes del Pentágono para el continente.

LA RED DE REDES DEL PENTÁGONO

A todas las amenazas, el Comando Sur tiene una respuesta y una acción. La idea a través de los últimos años es expandir los trabajos conjuntos entre el ejército de los Estados Unidos y el resto de los países satélites. El incremento de las bases militares norteamericanas en suelo latinoamericano y caribeño es un claro dato de suyo, y las operaciones y ejercicios que involucran sobre todo “asistencias humanitarias” y “desastres naturales”.

Faller en su balance nombra los esfuerzos del USNS Comfort, un hospital militar naval que estuvo en varios puertos en todo el Hemisferio Occidental, con especial atención mediática en Colombia por tratarse fronterizo de Venezuela.

El informe habla claramente de una “integración” en cuanto a los ejercicios militares, cooperaciones de inteligencia y, básicamente, al tutelaje que representa el Pentágono por sobre los intereses castrenses de los demás Estados.

A esta inserción regional de la oficialidad colonial, se une el brazo civil representado por organizaciones no gubernamentales (militares y no militares) que ya han hecho la labor de roer desde su seno las estructuras pertinentes a los intereses del Comando Sur. A través de programas educativos, jurídicos y operativos, el Pentágono ha logrado penetrar profundamente en las decisiones de los ejércitos latinoamericanos.

Ernesto Cazal@ernesto_cazal · 7 feb. 2019En respuesta a @ernesto_cazal

El CS en su informe apela a la perorata moralística que siempre dicta el establishment estadounidense (nosotros somos los buenos, los otros son los malos), e insiste en llamar a Rusia, China, Irán, Cuba, Nicaragua y Venezuela los “actores malignos”, en clave Doctrina Monroe.

Ernesto Cazal@ernesto_cazal

El CS también reporta que tiene una red dispuesta en toda la región que impulsa sus puntos de vista, intereses y percepciones vía ONGs y personal militar sobre los diferentes temas en los que opera, específicamente en las áreas de narcotráfico, terrorismo, tramas financieras. pic.twitter.com/hx1RcTh6QW416:47 – 7 feb. 2019Información y privacidad de Twitter Ads

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

Ver los otros Tweets de Ernesto Cazal

Uno de los puntos que más preocupa a los altos oficiales estadounidenses es un centro de entrenamiento securitario ruso en Nicaragua, que “potencialmente provee a Moscú de una plataforma regional para incorporar fuentes de inteligencia y colectar información”.

Este uso discursivo de la “intromisión rusa” se conserva no sólo para la política interna de los Estados Unidos, impulsado claramente por los neoconservadores y el establishment del Partido Demócrata, sino también para los países que conforman la “troika”.

Al mismo tiempo que se reconoce la influencia china y, en parte, rusa en la región latinocaribeña, asimismo se habla del Hezbolá libanés como un actor que “opera donde fuera puedan recoger ayudas, recaudar fondos y continuar sus agendas terroristas”; de igual manera habla del Daesh y al-Qaeda, dos proxies íntimamente conectados a las estructuras de la OTAN y contratistas usadas en la guerra siria.

En la lucha contra el terrorismo, uno de los objetivos del Comando Sur consta de neutralizar las supuestas operaciones de Hezbolá en territorio americano, donde se han podido encontrar rastros en Brasil, Bolivia, Perú y Paraguay. Extrañamente no hay mención alguna sobre Venezuela, aun cuando altos funcionarios del gobierno central fueron ligados a este grupo del Líbano, clave en su política local y en las invasiones de Israel sobre aquel territorio en 1982 y 2006.

Para contrarrestar esta y otras amenazas a la hegemonía estadounidense, el Comando Sur informa que existe una coordinación con el Departamento de Estado para implementar “un cambio de juego estratégico”: la instalación de programas en asistencia securitaria como el International Military Education and Training (IMET) y el Foreign Military Financing (FMF).

Ernesto Cazal@ernesto_cazal · 7 feb. 2019En respuesta a @ernesto_cazal

El balance del @Southcom muestra:
-un panorama en el que la influencia de potencias globales como Rusia y China;
-a Nicaragua como centro de operaciones de inteligencia del Kremlin en la región;
-rastros de Hezbolá en Brasil, Bolivia, Perú y Paraguay.

Ernesto Cazal@ernesto_cazal

Un dato importante que devela el informe: desde 2009, programas del Departamento de Estado en el área de seguridad han expandido la influencia estadounidense en sectores clave estatales, por ejemplo en Chile, Argentina y Trinidad y Tobago. pic.twitter.com/u83fsBPp5A116:47 – 7 feb. 2019Información y privacidad de Twitter Ads

Ver imagen en Twitter

Ver los otros Tweets de Ernesto Cazal

El IMET, por ejemplo, ha dado por lo menos unos 55 mil estudiantes que ahora forman parte de estructuras estatales en diferentes áreas políticas y militares, y nombra los casos de Argentina, Chile y Trinidad y Tobago como los más resaltantes en su plan de “integración”.

Así, entre ONGs, instituciones tipo USAID y NED, programas de educación y “cooperación” castrense, los Estados Unidos tienen, desde el punto de vista político-militar, un despliegue de redes sumamente importante a la hora de tomar decisiones y dar respuestas en contextos latinoamericanos y caribeños. De ese tamaño es el mando del Pentágono sobre gobiernos de su “patio trasero”.

CUBA, NICARAGUA Y VENEZUELA EN EL FONDO

Los temas más resaltantes del informe son el narcotráfico, el terrorismo, la migración, los desastres naturales, y la importancia de reforzar los lazos con los países tutelados por Estados Unidos.

En el marco de los tres primeros tópicos, Venezuela toma relieve importante por los desafíos que confiere la mediatizada “diáspora venezolana” como por la adjudicación por parte de la Casa Blanca de nombrar al venezolano como un Estado forajido, que supuestamente conmina sobre todo a sus países vecinos a desestabilizaciones y “hace sufrir a la población”.

Por ello se reseña a profundidad los ejercicios militares que han desempeñado en conjunto con los diferentes países, fueran de manera bilateral o multinacional. UNITAS (naval), PANAMAX y CRUZEIRO DU SOL son los más subrayados por el Comando Sur, pues “incrementamos el entendimiento mutuo, la interoperabilidad y la presteza colectiva”.

Básicamente, Estados Unidos a través de su red de redes operado por el Pentágono en todo el continente asegura, bajo el discurso de que todos esos esfuerzos lo hacen en honor al “humanitarismo”, que los intereses que representa no sean polvo en el viento ante disposiciones contrarias como sucede con Cuba, Nicaragua y Venezuela. Nada es casualidad.

Casi al final del documento, en torno a lo referido a desastres naturales, muy dados en los últimos tiempos en el Caribe, se reseña una importante reunión multinacional en el que los diferentes ministerios de Defensa de la región acordaron asegurar “las respuestas a emergencias en sus propios países” y “los países vecinos en crisis”.

“El pasado octubre en la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas en Cancún, México, el Secretario de Defensa estadounidense y sus homólogos a través del Hemisferio se comprometieron a fortalecer la cooperación militar regional y asistencia ante desastres con apoyo de las agencias civiles principales. En respaldo, el Comando Sur trabaja cercanamente con los países socios, el Departamento de Estado, USAID, ONGs y organizaciones multinacionales como el Caribbean Disaster Emergency Management Agency (CDEMA) de Caricom y el Regional Security System (RSS) para construir capacidades nacionales y regionales de respuesta”.

Un trabajo de esas dimensiones se ha venido consolidando con los años, en los momentos en que Venezuela ha sido cada vez más aislada de las relaciones donde predominan los intereses estadounidenses en la región. Eso incluye los lazos diplomáticos con los países que hoy integran el Grupo de Lima y la OEA.

Pensando, precisamente, en la región latinocaribeña como un inmenso campo de batalla, en el que China y Rusia tienen participación, así como también lo ha sido en Medio Oriente y África, el Comando Sur presenta sus credenciales y muestra al Senado, y al mundo en general, que todas las capacidades están a tono para continuar los intentos de deponer (y si puede, destruir) a los gobiernos de la “troika de la tiranía”, al mismo tiempo que profundiza el mando del timón regional en manos estadounidenses.

En el fondo del balance, como textualmente puede verse a lo largo del documento, Venezuela es objetivo primario en las intenciones de Estados Unidos por dominar el tablero de juego en América Latina y el Caribe. Lastimosamente para Washington, no es el único jugador que participa activamente en la disputa.

Fuente: Misión Verdad

Amparado por EEUU diputado en desacato Juan Guaidó se autoproclama “presidente encargado” del país

Al día siguiente del llamado injerencista hecho por el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, en el que pidió a la oposición venezolana marchar para “empezar los pasos de un Gobierno de transición”, el diputado a la Asamblea Nacional en desacato y nulidad jurídica, Juan Guaidó, durante un acto proselitista se autoproclamópresidente encargado” de Venezuela. 

Guaidó, desacatando la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que declara la inconstitucionalidad del Poder Legislativo, hizo un ritual de autoproclamación ante simpatizantes de la oposición que marcharon en conmemoración al 23 de Enero de 1958.

Sobre una tarima ubicada en la Plaza Juan Pablo II del municipio capitalino Chacao, expresó que en su condición de “presidente de la Asamblea Nacional” e invocando los artículos 333 y 350 de la Constitución Bolivariana “ante Dios todopoderoso y Venezuela, en respeto a mis colegas diputados y miembros de la unidad, juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo nacional como el presidente encargado de Venezuela”.

Su propósito, explicó, es lograr el cese de la usurpación, conformar un gobierno de transición y tener elecciones libres, asimismo, dijo a los simpatizantes opositores que cuenta con el apoyo de la “comunidad internacional”.

Minutos después de autoproclamarse, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó a través de Twitter que su gobierno reconoce a Guaidó como “presidente interino”

Asimismo, amenazó mediante un comunicado publicado por la Casa Blanca que usará “todo el peso del poder económico y diplomático de los EEUU para presionar a favor de la restauración democrática de Venezuela”.

Otro de los voceros injerencistas que se pronunció a través de Twitter fue el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, con mensaje de ” felicitaciones a Juan Guaidó como Presidente encargado de Venezuela. Tiene todo nuestro reconocimiento para impulsar el retorno del país a la democracia”.

El representante de la OEA reincide en su injerencia sobre Venezuela, que ha contado con el respaldo de países miembros del autodenominado Grupo de Lima y Estados Unidos.

Más temprano, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) exhortó al Ministerio Público (MP) a determinar la responsabilidad de la Asamblea Nacional en actos de usurpación de funciones.

La Sala Constitucional ratificó la nulidad jurídica del Parlamento reiterada el pasado 21 de enero y resaltó que la AN incurre en la usurpación de atribuciones del Poder Ejecutivo modificando la forma de Estado y de Gobierno, al dictar cuatro acuerdos que violan los artículos 137, 138 y 139 de la Carta Magna.

La postura tomada por Guaidó emula aquella del ex presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona Estanga, quien un día después del golpe de estado contra Hugo Chávez el 11 de abril de 2002, se autojuramentó “presidente de Venezuela”, con el beneplácito del sector empresarial, la Iglesia Católica y actores políticos de la ultraderecha.

Fuente: AVN

Acuerdos militares de un país llanero

Un ladrón intentó robar tu casa un centenar de veces y ahora te denuncia por poner un cerco eléctrico para cuidar tu domicilio. Solo así podemos entender el cinismo del gobierno de los EEUU por los acuerdos militares que viene realizando Rusia con Venezuela para disuadirlos de sus pretensiones de invadir militarmente el país llanero y convertirlo en un cementerio o en un manicomio.

Resulta inaceptable que EEUU pretenda la condena mundial por la llegada de dos aviones de guerra Rusos a Venezuela cuando tienen 800 bases militares por todo el mundo, incluidos los que van cercando tanto al país de Putin como al de Maduro. Y más aún cuando ya no ocultan su interés por el derrocamiento sangriento de la revolución bolivariana.

Espera el Tío Sam que exista el silencio y la complicidad mundial como cuando invadieron Afganistán por el gas y el opio, Irak, Siria y Libia por petróleo o el atronador espanto que su aliado Arabia Saudita está propinado en Yemen del que sus cadenas y sus derecho humanistas no dicen nada. Esperan ver caer Venezuela bañada en sangre como hicieron con Panamá para robarles el Canal hace casi 30 años por estos días.

Desde que Rusia y China reaccionaron y se dieron cuenta que EEUU pretendía engullirse las riquezas a costa de desmembrar países, desde que el financiamiento del Estado Islámico ha quedado al descubierto por boca de los propios representantes de la Casa Blanca, han comenzado a responder de manera superlativa a la época de la guerra fría. Van en búsqueda de intercambios comerciales sin el dólar como moneda de cambio y estrechan lazos con la Unión Europea ante las decisiones unilaterales de Norteamérica en materia económica. Junto a Iran van desarrollando un plan militar para acabar la insania terrorista del imperialismo, y sus mercenarios fanáticos en medio Oriente. Y hacen bien pues Donald Trump, lejos de aceptar la derrota, pretende financiar y formar 40 mil criminales más.

Y por lo mismo, a sabiendas del financiamiento del golpismo, el magnicidio como opcion, el sabotaje y el bloqueo económico contra Venezuela corren en su auxilio. Son dos aviones rusos hoy y en los próximos días llegará apoyo por mar de China e Irán. EEUU está provocando a un bloque de países que les darían una paliza en el plano militar y una lección de patriotismo e internacionalismo nunca antes vista en la faz de la tierra.

Y mientras 40 millones de norteamericanos están por debajo de la línea de la pobreza, su gobierno gasta 100 mil millones de dólares en mantenimiento militar fuera de sus fronteras, sólo para robar petróleo y engordar la billetera de la industria militar. Que lindo es el capitalismo, no?

Por: Guillermo Bermejo Rojas

Memorias de un escuálido en decadencia / NAVIDAD

Malaver

¡Entre pitos y matracas, entre música y sonrisas, el reloj ya nos avisa que ha llegado navidad! Y nosotros sin Niño Jesús y mucho menos San Nicolás que nos salve, María. Uno no sabe cómo carajo vamos a recibir en la oposición el año nuevo 2019. Todos estamos esperando que el año nuevo comience el 11 de enero, cuando el 10 desconozcamos al dictador y se vaya. Y cantar después yo no olvido el año viejo.

Pero eso no se lo cree nadie, y mucho menos nosotros, que fuimos tan sinceros y que nos la pasamos hablando pendejadas desde 1998, cuando llegó el primer dictador a la presidencia. Y ya el segundo dictador dijo que íbamos a pasar la mejor navidad de todos los tiempos, carajo, eso habrá que verlo, porque nosotros, que nos queremos tanto, no sabemos cómo carajo hacer para comernos una hallaca, y mucho menos comprar un pan de jamón, que con solo ver el precio nos quedamos con la boca abierta. El dictador sabrá cómo carajo va a hacer para que haya pernil, hallacas, pan de jamón, y juguetes para los carajitos que no dejan de joder con la pelota.

Una vaina que nos tiene preocupados también, es que el compañero Trump entre todo ese montón de carajitos que separó de sus padres, las malas lenguas dicen que allí estaba el Niño Jesús, y cuando se lo dijeron solo alcanzó a decir: “Rueguen por él”. Antes uno tenía unas blancas navidades que eran del carajo, tanto que uno sentía una emoción tan grande…pero eso no volverá. Y ahora ni de vaina, con esos precios que tienen a todo el mundo viendo para arriba cada vez que escuchan el costo de un cartón de huevo, que de paso, el huevo sube y sube y no lo para nadie, parece una contradicción pero es así, no lo para nadie, como se arroja de costado un papel viejo, como decía Sandro de América del sur.

Lo mejor sería que con mi burrito sabanero me fuera camino de Belén, pero allí sí es verdad que hay un peo armao de Padre y Señor mío, lo que pasa es que uno es valiente y se queda para ver cómo lo baila Miguel. Cómo será la cosa que ya ni Ramos Allup está invitando ni le manda una tarjeta a nadie, un carajo que siempre invitaba a comer jamón pata negra, ahora ni haciendo una vaca mariposa uno compra una botella para hacer una parranda y salir a cantar aguinaldo, porque uno sabe que en la puerta del cielo venden hallacas, 25 por medio y una de ñapa, pero es muy jodido llegar hasta allá.

El dictador dice que los perniles llegaron ya, y llegaron bailando chachachá, y nosotros no anunciamos un carajo, lo que hacemos es pelearnos para ver quién le tiene más rabia a Zapatero, el español ese que se quedó aquí, en vez de vivir en España, donde Ledezma tiene de todo y más.

El papá de Margot llegó tocando un cuatro y cantando: “Allá dentro veo un plato tapao, si será de hallaca o será pescao”. Pero no hay nada. Deja de tocar y se ríe. “Lo único que nos queda es cantar, para ver si alguien nos invita a comer un plato navideño, porque no hay otra manera”. Y se va al cuarto y agarra la puerta y le mete ese coñazo tan duro, que un vecino grita: “Feliz año, desgraciado”.

  • Ven a mi casa esta navidad.- Me canta Margot

Por: Roberto Malaver | Jueves, 15/11/2018 04:00 PM

POR: Aporrea. 15/11/18

Dónde sacar el Carnet de la Patria en Caracas

Muchas personas preguntan “¿Dónde me puedo sacar el carnet de la patria en Caracas?” Aquí te damos algunos puntos para solicitar este importante documento en Caracas:

Parroquias Caraqueñas donde hay puntos para tramitar el Carnet de la Patria:

Santa Teresa
Cine Cipres.

Catedral
Casa Comunal Cuna de Libertadores.

Altagracia
Casa De La Cultura.

San Bernardino
CMAPP.

La Candelaria
Edificio París, Liceo Álamo.

San Agustín
Infocentro San Agustín.
Parque Central, Avenida Sur 21.

San José
Infocentro Panorama.

San Pedro
Universidad Bolivariana de Venezuela.

El Recreo
Plaza Andrés Bello, Casa del Pueblo Legislador.

El Valle
CMAPP.
Módulo de Salud Zamora.
UNESR.

Coche
CMAPP.

Santa Rosalia
CMAPP.
Radio Tiuna.

El Paraíso
INCRET.

La Vega
Sala Técnica de Los Cangilones.
Sala Situacional de Somos Venezuela.
Sala Popular.

San Juan
CMAPP.
INCES Pacífico.

Caricuao
Escuela Nuñez Ponte.
Vagón Azul.
Infocentro del Onoto.

Macarao
Mercado El Cipres.
Mercado Municipal del Bloque Kenedy.

Antímano
CMAPP Registro Civil.
Módulo de Carapita.

El Junquito
CMAPP.

Sucre
12 Apóstoles.
Núcleo Endógeno.
Plaza Lisandro Alvarado.

La Pastora
Casa De La Cultura.

23 de Enero
Coordinadora Simón Bolívar La Cañada.

Ciudad Caribia / Carretera Heróica
El Limón.

¡Vamos a ayudarnos! Déjanos saber si conoces otros puntos donde haya carnetización o emisión del Carnet de La Patria.

Fuente: www.ConElMazoDando.com.ve