Juan Guaidó: De presidente de la AN en desacato a promotor de la intervención extranjera

El pasado 5 de enero el diputado Juan Guaidó, militante de Voluntad Popular fue electo como el nuevo presidente de la Asamblea Nacional (AN) que se encuentra en desacato del ordenamiento jurídico desde el año 2016.

La nueva cara visible de la oposición -quien asumió el cargo tras la ausencia de las altas figuras de su partido- no perdió tiempo y, apenas fue nombrado presidente del órgano en desacato, lanzó amenazas al Gobierno Venezolano sentenciando desde un cabildo abierto celebrado en el estado Vargas el pasado 13 de enero que “el juego cambió, el pueblo va a seguir en la calle”.

Más tarde, tras el llamado injerencista emitido por el vicepresidente de Estados Unidos (EEUU), Mike Pence, en el que pidió a la oposición venezolana marchar para “empezar los pasos de un Gobierno de transición”, el 23 de enero Guaidó se autoproclamó “presidente encargado” del país sobre una tarima en la plaza Juan Pablo II del municipio Chacao.

Insistiendo en la rebelión como respaldo a su autoproclamación, llamó a los simpatizantes de la derecha a no “enfriar las calles” e instó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) a desconocer el mandato del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, y a vulnerar el principio de obediencia, disciplina y subordinación.

“Ayuda humanitaria” como herramienta de intervención

El autoproclamado anunció el ingreso al país de una supuesta “ayuda humanitaria” con la que buscaba propiciar una intervención militar extranjera en Venezuela, e hizo creer a sus seguidores que ese día el Gobierno Nacional también llegaría a su fin.

Tras el fracaso de su plan, el 23 de febrero, a través de su Twitter expresó: “Los acontecimientos de hoy me obligan a tomar una decisión: plantear a la Comunidad Internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta Patria que lucha y seguirá luchando”, en una clara invitación a fuerzas extranjeras a participar en acciones contra el país.

Ataques al SEN

En el marco de los ataques al Servicio Eléctrico Nacional (SEN), que se incrementaron el pasado 7 de marzo, Guaidó escribió en Twitter que “el desespero puede conducir a nuestro Pueblo a un estado límite por conseguir sustento para los suyos”, mensaje que desató una serie de saqueos a comercios y justificó añadiendo que “esos reportes de saqueos que llegan de varias ciudades son consecuencia de que el régimen usurpador siga impidiendo solución a esta crisis”.

Durante una intervención en el hemiciclo del Palacio Federal Legislativo el 26 de marzo, amenazó: “No habrá solución al problema de servicio eléctrico, no habrá agua para las casas, mucho menos gas doméstico y lo repito, el cese de la oscuridad vendrá definitivamente con el cese de la usurpación”, al tiempo que precisó que “vamos a generar la presión interna necesaria para ir sumando en este proceso de cese definitivo de la usurpación”.

Tras el primer atentado al SEN los llamados a la calle comenzaron a ser más constantes, insistiendo en su petición de la salida del gobierno presidido por Nicolás Maduro.

“Llegó el momento de prepararnos como nunca antes para la organización y movilización de todo el país. Todo el tiempo en todas las calles, con la convocatoria de una huelga nacional, el reingreso de la ayuda humanitaria y el rescate del palacio presidencial”, profirió el 16 de marzo, y añadió que la militancia de derecha debe “pasar a una protesta organizada” con la participación de las fuerzas públicas y “las FANB en desobediencia total”.

Ese mismo día, el autoproclamado anunció el inicio de “la articulación ciudadana” para lo que denominaron la “Operación Libertad”, misma que de acuerdo a declaraciones del Fiscal General de la República, Tarek William Saab, es el preludio de una guerra civil.

“El 6 de abril serán las primeras acciones tácticas de la Operación Libertad en todo el país. Ese día debemos estar listos, preparados y organizados, con los Comités de Ayuda y Libertad ya conformados. ¡El rescate de Venezuela está en nuestras manos!”, refirió el diputado en desacato.

En otro mensaje añadió que “mientras sigamos unidos y movilizados, con todas las opciones sobre la mesa, conversando con nuestros aliados, no hay forma de perder”, haciéndose eco de las amenazas emitidas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien expresó el pasado 23 de enero que todas las opciones en cuanto a Venezuela “están sobre la mesa”, con lo que no descartó una intervención militar en el país.

Reiteró que seguirán coordinando con la comunidad internacional “todas las acciones de cooperación, como el Artículo 187 en el numeral 11 de nuestra Constitución Nacional y la responsabilidad de proteger. Y tengamos claro: todas las opciones para salir de esta tragedia pasan porque sigamos en las calles”.

El mencionado artículo expresa que corresponde a la Asamblea Nacional “autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”, sin embargo, el pasado 21 de enero la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ratificó la nulidad jurídica del Parlamento y resaltó que la AN incurre en la usurpación de atribuciones del Poder Ejecutivo modificando la forma de Estado y Gobierno.

Este fin de semana Guaidó dio inicio a la mencionada operación con la que la dirigencia opositora esperaba preparar a sus partidarios para una movilización hacia el Palacio de Miraflores. “Vamos a organizarnos muy bien en la Operación Libertad por el cese definitivo de la usurpación”, expresó durante una concentración en Valencia.

Según el periodista argentino radicado en Caracas, Marco Teruggi, “las respuestas a la “operación libertad” llegaron a través de lo que no sucedió. La derecha realizó mini protestas en varios puntos del país y una movilización de varios cientos de personas centralizada en el este de Caracas”.

Guaidó en una nueva declaración este lunes indicó: “Debemos iniciar la protesta estratégica y organizada en cada uno de los sectores de trabajo. La unión, organización y movilización de todos nosotros es un eje fundamental de este proceso”.

El pasado 1 de abril, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pidió a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) allanar la inmunidad parlamentaria a Guaidó, por quebrantar la medida de prohibición de salida del país que pesaban su contra desde el pasado 29 enero, un día después el órgano plenipotenciario cumplió la petición, y aprobó la continuación del enjuiciamiento al diputado en desacato.

Fuente: AVN / Por: Yonaski Moreno

Virus de autoproclamados

“Te veo este fin”,  “ven, porfa”, “feliz cumple”. El léxico digitalizado sintetiza el lenguaje, lo licúa, no lo vuelve diminutivo,  lo disminuye, lo desintegra,  podría reducirlo a un parloteo de onomatopeyas.  Por ello, en el “este del este” llaman al autoproclamado  el “autoprocla” y los más confianzudos, simplemente el “auto”.

En esta crónica desesperanzada vamos a optar por la primera versión, pues la segunda -auto- resulta demasiado polisémica, esa forma gnoseológica y echona de llamar a las palabras sebosas, ofrecidas, que se acuestan con cualquiera (autopsia,  autonomía, autoperiquitos).  En cambio, un “autoprocla” no es más que eso y quizás menos.

La autoproclamación se ha viralizado en el planeta. Lo que empezó como  broma, en algunas partes se convirtió en movimiento social.  De burla inicial a un venezolano que se autoproclamó en una calle, ahora es un arma contra los gobiernos que lo han reconocido, aunque a la vez lo desconozcan. La vaina es complicada y nada fácil de explicar: te reconocen, pero te desconocen. ¿Cómo es la guarandinga?, diría mi viejo amigo  Aníbal Nazoa.

Una presentadora del canal RT se autoproclamó emperatriz de Rusia y, de solo verla,  provoca autoproclamarse emperador manque sea de Guanipa o Caripito. En Colombia, se autoproclamó presidente Alejandro Muñoz y de inmediato exigió a los gringos que se lleven sus  bases militares. En pocos días   había hecho más por su país que  Duque, obsesionado como está con Venezuela y Maduro.

En Brasil se autoproclamó el actor José de Abreu, de 72 años y centenares de horas en  cine y TV. Confiesa que todo empezó como una sátira al autointerino venezolano, pero esta derivó en un movimiento de masas que lo persigue en las calles, lo acecha en su casa y lo espera  en los aeropuertos. El asediado Abreu está obstinado de los paparazzi y por si fuera poco, el capitán  Bolsonaro amenazó con mandarlo a la cárcel si lo sigue “usurpando”.

La diferencia con el venezolano es que aquellos se autoproclamaron ellos mismos. En cambio, al de aquí le  ordenaron autoproclamarse Trump, Pompeo, Bolton, Pence, Abrams y hasta un tal Rubio. O sea, no es un “autoprocla” autónomo, sino por encargo. Otra diferencia, esta mayor, es que ni la rusa, ni el colombiano, ni el carioca viven pidiendo que invadan  sus países.

Earle Herrera
Periodista / Profesor UCV

Fuente: Yvke Mundial/UN/Earle Herrera

Oposición venezolana ha fracasado reiteradamente en su intento por llegar al poder

La oposición venezolana inició el año anunciando medidas que, de acuerdo con su dirigencia, los acercaría a alcanzar su máximo objetivo, deponer el gobierno constitucional del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

La designación del diputado Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, que se mantiene en desacato del ordenamiento jurídico desde el año 2016, marcó el “nuevo inicio” de la derecha. Tras jurar el cargo, el militante de Voluntad Popular presentó una hoja de ruta para expulsar a Nicolás Maduro del Palacio de Miraflores.

“Hoy está rota la cadena de mando, al no tener un legítimo comandante en jefe que derive de la soberanía popular”, señaló en esa oportunidad, olvidando que el 20 de mayo del 2018 Nicolás Maduro fue reelecto como presidente de la República para el periodo 2019-2025 con el 67.84% de los votos.

La hoja de ruta presentada por Guaidó recogía sus principales objetivos: que el Parlamento en desacato asuma la “representación” de Venezuela ante la comunidad internacional, promover la designación y reconocimiento de representantes “legítimos” ante instancias y organismos internacionales, autorizar la supuesta ayuda humanitaria y crear un órgano con la coordinación de las autoridades “legítimas”, la sociedad civil y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Así, el 23 de enero sobre una tarima en la plaza Juan Pablo II del municipio Chacao, el diputado en desacato se autoproclamó presidente encargado del país. Minutos después, algunos países, con Estados Unidos a la cabeza, reconocieron su nuevo “mandato”, pese a ello, han fracasado en alcanzar sus metas.

La comunidad internacional

La oposición habla de que ha conseguido, tal y como expresa en sus objetivos, el reconocimiento de la comunidad internacional, con esto hacen referencia al apoyo que han obtenido de Estados Unidos (EEUU), sus 14 gobiernos aliados de la región y 28 países que conforman la Unión Europea (UE), lo que suma un total de 43 Estados.

Para que una “comunidad internacional” sea asumida como tal, debe estar representada por la mayoría de los países que conforman la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que son 194, explicó el pasado 26 de febrero el analista internacional Bassem Taljedine, para la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

En tal sentido, las 43 naciones que apoyan el autoproclamado gobierno de Guaidó representan tan solo el 22,16 por ciento de los países del mundo, en tanto, no se puede considerar que cuentan con el apoyo de la comunidad internacional.

Por otra parte, el analista precisó que el hecho de que Venezuela presida actualmente el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) conformado por 120 naciones, es muestra de que el Gobierno Bolivariano posee el apoyo de la mayoría de los países del mundo.

Desconocido por los medios

En las últimas semanas el reconocimiento otorgado por medios internacionales en enero a la supuesta autoridad de Juan Guaidó disminuyó considerablemente, y de llamarle “presidente interino”, le dicen “presidente autoproclamado”, “líder de la oposición venezolana”, “opositor” o simplemente “Guaidó”.

En tanto, los “diplomáticos” designados por su “gobierno” han obtenido el mismo trato, figurando como “representantes” designados por Guaidó en el exterior.

El fracaso de este objetivo ha desconcertado al senador estadounidense, Marco Rubio, quien a través de una serie de mensajes en la red social Twitter criticó a los medios por no darle reconocimiento como presidente a Guaidó.

“Juan Guaidó es el Presidente de la Asamblea Nacional democráticamente electa en Venezuela. Y 54 Naciones lo reconocen como el legítimo presidente interino constitucional. Sin embargo, CNN continúa refieréndolo como ‘líder de la oposición’ y como presidente ‘autoproclamado'”, reprochó Rubio en uno de sus tuits.

Sin ayuda humanitaria

El tan anunciado ingreso de una supuesta ayuda humanitaria a Venezuela -que solo buscaba generar una intervención militar extranjera en el país-, a través de la frontera que comparte con Colombia, el pasado 23 de febrero, también figura como uno de los fracasos de la oposición.

Ese día, estudiantes, dirigentes sociales, oficiales de la Policia Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) defendieron Venezuela de las agresiones generadas desde el lado colombiano, refirió el Protector Político del estado Táchira, Freddy Bernal, en entrevista televisiva en el programa José Vicente Hoy.

Desconocido por la Fanb

Desde que se autoproclamara como presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó se ha dirigido a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), instando al cuerpo castrense a vulnerar el principio de obediencia, disciplina y subordinación.

“Fanb tienen tres días para sumarse a nuestra lucha por el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres”, amenazó el opositor el pasado 20 de febrero.

Ante los llamados y amenazas del autoproclamado, la FANB ratificó su apoyo irrestricto al presidente de la República Nicolás Maduro, y su apego a la defensa de la democracia y la Constitución, ante las agresiones imperialistas.

El fracaso en esta área ha sido de tal magnitud, que el vicepresidente de Estados Unidos (EEUU), Mike Pence, reprochó a Guaidó el no haber conquistado el apoyo de la FANB. La revelación la hizo el 27 de febrero el portal de noticias La Política Online, donde describió que el reclamo tuvo lugar en el marco de la Cumbre que realizó el autodenominado Grupo de Lima, a finales de ese mes en Bogotá, Colombia.

Saboteo al Servicio Eléctrico Nacional

El pasado jueves 7 de marzo se perpetró un ataque cibernático al Sistema Automatizado de Control (ARDA) de Guri, ubicado en el estado Bolívar, en lo que ha sido considerado por las autoridades venezolanas como “la agresión más brutal sobre el pueblo venezolano desde hace 200 años”, de acuerdo al ministro para la Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

En una trasmisión de VTV, el pasado 9 de marzo, Rodríguez presentó una serie de mensajes en Twitter que comprometen a Estados Unidos y a Juan Guaidó de estar involucrados en la agresión.

Durante el apagón generado por el ataque, diversos dirigentes opositores apostaron a la difusión de falsas noticias para generar un estado de incertidumbre que desestabilizara a la población venezolana, sin embargo, las autoridades demostraron oportunamente la falsedad de las acusaciones.

Además, el Gobierno Nacional desplegó un plan de contingencia para garantizar el abastecimiento de agua potable en las comunidades y hospitales del país; así como un plan especial de distribución de diésel (gasoil) en función de garantizar el funcionamiento de las plantas eléctricas de los centros hospitalarios.

Este conjunto de medidas lograron mantener la calma en la población venezolana durante el proceso de recuperación del SEN.

Fuente:Yonaski Moreno / Foto: Collage AVN

Psuv condena que la derecha instigue al odio contra chavistas en las redes sociales

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), condenó este lunes que sectores de la derecha promuevan en las redes sociales una campaña en dondeinstigan al odio contra chavistas.

“Queremos condenar lo llamados que se están haciendo por redes sociales a linchar chavistas, esa es “La Venezuela decente” de la que ellos hablan; rechazamos cualquier uso del odio y la venganza contra cualquier ser humano”, expresó el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello.

En rueda de prensa, Cabello manifestó que la tolda roja rechaza el uso del odio, y denunció que en la derecha pareciera haber un concurso para ver quien raya en lo más perverso.

Fuente: AVN

Derecha venezolana emprende campaña en redes sociales para atentar contra la Fanb

En el desarrollo de maniobras inconstitucionales de asalto al poder político, vulnerar el principio de obediencia, disciplina y subordinación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) parece ser una prioridad para los grupos golpistas en búsqueda de propiciar el derrocamiento del presidente de la República,Nicolás Maduro.

Con un lenguaje amenazante, similar al empleado por el asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Estados Unidos (EEUU), John Bolton, contra compañías internacionales que estimen negociar con la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), dirigentes y militantes de extrema derecha venezolana pretenden amedrentar a efectivos militares y oficiales a que desconozcan el estado de derecho y la Constitución e incorporarlos a sus planes subversivos.

Con la frase El 23F debe elegir entre servir a Maduro o servir a la Patria, inició una agresiva campaña contra integrantes de las Fanb, específicamente con aquellos que prestan servicio en las adyacencias o en las zonas fronterizas, dado que este punto sería la vía de acceso a la supuesta “ayuda humanitaria” enviada por EEUU.

La estrategia contempla la publicación de fotografías e información personal de efectivos de la institución castrense, así como invitaciones a “reflexionar” y advertencias implícitas en mensajes divulgados a través de redes sociales.

El diputado de la Asamblea Nacional (AN) en desacato, Juan Guaidó, quien se autoproclamó como “presidente encargado” de Venezuela en un acto inconstitucional, ocurrido el 23 de enero, es uno de sus fervientes promotores. En su perfil de Instagram difundió 10 fotografías y un listado con los nombres de funcionarios acantonados en los estados Bolívar, Nueva Esparta y Táchira a fin de que sus seguidores solicitaran “permitir el ingreso de la ayuda humanitaria, contribuir a lograr el cese de la usurpación y restablecer la democracia”.

Con una fachada de “llamado a la reflexión de manera pacífica”, el dirigente del partido Voluntad Popular (VP) sometió al escarnio público a efectivos de la Fanb, vulnerando su privacidad y colocándolos a merced de sectores radicales que abogan por su exterminio.

Las fotografías, divulgadas en simultáneo en su cuenta de Twitter, antecedieron una amenaza emitida por Guaidó este miércoles. En una publicación, realizada al término de una concentración del sector transporte, otorgó un plazo de tres días a la Fanb “para acatar la orden del Presidente (E) y ponerse de lado de la Constitución”.

“Fanb tienen tres días para sumarse a nuestra lucha por el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres”, advirtió, al tiempo que anunció que el próximo 23 de febrero se movilizarán a los cuarteles del país para “exigir el ingreso de la ayuda humanitaria”.

En solidaridad con la Fanb

A raíz de la persecución que sectores de la extrema derecha emprenden contra efectivos militares, la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (Jpsuv), representada por el comisionado de Relaciones Internacionales, Rander Peña, expresó su solidaridad en respaldo a la digna posición que mantiene la Fanb.

“Rechazamos que -a través de su Twitter- Juan Guaidó se encargue de señalar a todo el mando militar que se encuentra en puestos fronterizos para que sean víctimas de los odios de la derecha. Desde la Jpsuv reiteramos nuestro respaldo a la digna posición de la Fanb porque es coherente con el sentir del pueblo venezolano”, señaló Peña en entrevista concedida a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

La campaña contra la Fanb se acentuó a raíz de las declaraciones del presidente de EEUU, Donald Trump, quien exhortó este lunes a la fuerza militar a elegir entre “aceptar la generosa oferta de amnistía o seguir apoyando a Maduro”, siendo esta última opción “un camino dónde no encontrarán un refugio, ni una salida fácil”.

En alusión al pronunciamiento estadounidense, el también internacionalista consideró que denota un “gran desespero” al no lograr materializar un acto de sublevación entre las fuerzas militares, dado su carácter leal al proyecto bolivariano y al presidente de la República, Nicolás Maduro.

No ceden al chantaje

En tanto, la institución castrense afirmó que no cederá a los chantajes que pretendan “fragmentar nuestra unidad y fortaleza moral”, al tiempo que rechazó cualquier posibilidad de atender a órdenes que no provengan de la decisión soberana del pueblo.

“El chantaje y la coerción no fragmentarán nuestra unidad y fortaleza moral, pues no somos mercenarios que se venden al mejor postor. Somos los dignos herederos de Bolívar, Zamora y Chávez y fieles a sus principios defenderemos los más sagrados intereses del pueblo venezolano”, reza un comunicado divulgado este martes.

En paralelo, el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López, apuntó que las fuerzas militares de Venezuela están comprometidas por la defensa del territorio nacional, razón por la cual “vamos a resistir y estoy seguro que el bien se impondrá sobre el mal”.

Fuente: AVN

Oposición permite estrategia de agresión sistemática para dañar lealtad de Venezuela

El analista político José Vicente Rangel, aseveró este domingo, que la derecha nacional carece de perfil propio, ya que sus acciones son dirigidas por factores externos, permitiendo así una estrategia de agresión sistemática para dañar la lealtad de Venezuela.

Durante su programa José  Vicente Hoy, el periodista indicó, que existen sectores de la oposición venezolana, que han adoptado una posición hostil y plagada de odio, que ha terminado por ubicarlos como traicioneros de la Patria.

Asimismo Rangel destacó, que el gobierno de Trump, es promotor de planes golpistas, el cual emplea estrategias para generar un quiebre en la unidad y lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana(FANB).

“Lo que EE.UU desea de Venezuela, es apoderarse de sus riquezas mineras y del petróleo que nos pertenece” puntualizó Rangel.

De igual forma el analista político resaltó, que a pesar de las amenazas constante de  EE.UU y países desestabilizadores, el pueblo de Venezuela ha sabido derrotar dichas amenazas y provocaciones, de la mano del presidente Nicolás Maduro y la FANB, demostrando el valor y lealtad con su pueblo.

Fuente: YVKE Mundial/ Daniel Escobar

Foto: Internet / Google

La oposición escondida y el presidente Maduro dando la cara

Fuente: Aporrea. Por: Lorena Mavárez Lameda

En crisis como la actual es que se develan situaciones, se caen máscaras, emergen los responsables y no responsables, aflora la podredumbre, surge la verdad y se descubre la realidad, la realidad de esa Venezuela que, por encima de las adversidades de la oposición nacional e internacional, sigue luchando por un futuro promisorio, por ese mañana que la mayoría anhelamos y merecemos.

La Patria de bolívar sufre un golpe de estado permanente, que los violentos le declararon al proceso revolucionario desde el Comandante Eterno Hugo Chávez y, de allí no han hecho más que arreciar, redoblar sus ataques, hasta crear esta crisis que Nicolás Maduro enfrenta con gallardía de Presidente, de líder de un proceso revolucionario como el bolivariano, de obrero, de hombre de pueblo.

No es necesario detallar cada una de las acciones que la oposición venezolana, apoyada por el imperio norteamericano, ha ejecutado, porque no solo las hemos visto todos, sino que las hemos sentido y padecido con esta guerra económica que tiene su máxima expresión en las sanciones financieras que Julio Borges, actualmente fugitivo en Colombia, le pidió al presidente estadounidense Donald Trump y a los representantes de la Unión Europea.

Un bloqueo financiero que exigen además otros opositores como Antonio Ledezma, ex alcalde del área metropolitana de Caracas, residenciado en España, quien sigue pidiendo con vehemencia, que continúen asfixiando la gestión del presidente Maduro provocando hambre y miseria en el pueblo.

Una maniobra inhumana que pulveriza el salario de los trabajadores, y pone a madres y padres de familia con las manos en la cabeza de frente a sus despensas vacías, sin alimentos para sus hijos y sin medicamentos para curar las más elementales enfermedades.

Los adversarios de la patria en su pretensión, han sido capaz hasta de lanzarle un dron al presidente Maduro, sin embargo, después que le hicieron un daño terrible al país están callados. La gente pasando penurias, haciendo maromas para poder sobrevivir, y ellos en silencio. Un silencio cómplice que, obviamente, los delata; por eso, Venezuela entera los condena. Lo peor es que cuando alguno da la cara, lo hace para hurgar en la llaga sanguinolenta de la violencia, de la “guarimba”.

¿Y quién está dando la cara? La da el presidente Nicolás Maduro. Podrán decir lo que quieran, podrán despotricar de él, difamarlo, ofenderlo, calificarlo con el epíteto que quieran, pero es el único que en este país trabaja con su Gobierno en función del bienestar del pueblo.

Nadie lo acorrala, se le meten por un lado y les sale por otro; siempre va hacia adelante de la mano de los más necesitados. En la víspera de las festividades decembrinas, lucha, como un padre pensando en sus hijos, para que la gente disfrute de unas pascuas y un Año Nuevo feliz, para que tenga sus hallacas, su pernil, un juguete nuevo. La oposición, en cambio, sigue con el alza de los precios a través de sus comerciantes, amenazando día a día que no tendremos Navidades.

Los adversarios no tienen ni siquiera idea del espíritu combativo de los venezolanos patriotas. Más si lo desafían como lo desafían actualmente diciéndole que nos quitarán las festividades el 24 y 25 de diciembre y un buen cañonazo el 31.

Por eso, la mayoría seguirá acompañando por mucho tiempo a Nicolás Maduro. Este pueblo no quiere más confrontaciones ni violencia, por el contrario, quiere paz, tranquilidad, exige tolerancia, y lo ha demostrado en cada una de las elecciones y consultas populares que se han realizado en Venezuela. Lamentablemente, la oposición se niega a ver esa realidad…Y sigue tropezando con la misma piedra negada a quitarse del corazón el velo del odio y del rencor.

lorenamavarez@gmail.com